Desde antes del 15 de mayo de 1948, cientos de miles de palestinos originarios de docenas de ciudades y de centenares de aldeas palestinas se habían dispersado a los cuatro vientos hacia los países árabes vecinos. El 5 de junio de 1948, Ben Gurión escribía en su diario íntimo: “Debemos preparamos inmediatamente para ocupar los pueblos abandonados, con ayuda del Fondo Nacional Judío"

Nahr al-Barid

“Cuando llega el invierno, ¿Puede la primavera tardar aún mucho?”